martes, 23 de marzo de 2010

El primer delirio y (casi) el último dibujo

No soy muy proclive a colgar poemas antiguos, pero me siento optimista en esta primevera tímida que se asoma. Así que aquí os dejo el primer poema de "Te llamaré delirio" junto con uno de los últimos dibujos que he pintado. Aclaro, por si fuera necesario, que lo de último no tiene que ver con no volver a pintar más. Faltaría plus!


CERTEZAS
Sé, en este instante efímero,
sé, en esta noche repetida,
sé, en este momento único...
sé,
que puedo hacerte feliz.
No para siempre
ni desde siempre...
no eterna
no ligera
no incondicional
no perfecta
no altruista
no pasiva
no.
Sé, que puedo hacerte feliz.
Tengo tal certeza,
que iré en contra de mi misma.
Seré paciente.
Texto y dibujo de Nares Montero

sábado, 20 de marzo de 2010

Adios de primavera.


No recibiré nada de ti.

Vendrán las hojas del otoño otra vez,

como siempre vuelven los susurros

y las lágrimas. Correré desnuda

los jardines que nada tienen de imperial ,

ni de sublime. Emprender el camino,

retomarlo, es la única opción de este desierto.

Enarbolar la despedida. Hacerla una victoria

de musgo, de silencio. Lavarse la cara, mirar

hacia delante. El mundo se diluye y tú

ya has muerto. Yo te he matado.


Dibujo y texto de Nares Montero
(Desde aqui doy las gracias a Begoña Leonardo por citarme tan cariñosamente en su blog)

jueves, 18 de marzo de 2010

cita


Planificar la impuntualidad


No sé de casi nada.
Debo empezar desde esa conclusión
ya que si cito a Aristóteles me contradigo.
O se contradice él.
Todo es relativo y la incertidumbre manda.
Aspirar la última calada
del cigarrillo hasta el final.
Sentir que los labios arden y están vivos.
Las calles de Madrid siempre cerca,
tan cerca están.
Ahora que llego pronto, demasiado pronto,
a casi todas partes.
Se dosifica la algarabía, cuarto y mitad el martes,
miércoles de cenizas.
Los días no me dejan ser tan crápula como quisiera.
Mi pequeña victoria, la primavera.
17 de marzo y sus azoteas arden.
Quiero decir: canción.
La lechuga es tan verde como tus ojos, fresca!
Rozarse a secas, cumpliendo promesas.
Destreza de bisturí y cirujano anacoreta.
Siento que la rima es una graciosa psicopatía.
Pedante, liante, descansen armas.
No felicitar a nadie. Pueril rebeldía.
Volver en taxi, esnobismo vulgar.
Puede resultar grotesco
(grito al cielo)
decir que que me excitan las palabras:
secuestro o violación.
La carcoma se ha corvertido
en una nueva técnica de decoración.
Vintage.
Ruego luego silbo a las bombillas
que se mantienen encendidas de noche
y me planean descifrando
señuelos, disparos, clinex y azotes.
Tengo que empezar
a planificar la impuntualidad
o a manchar papeles con otras tintas.


Texto y dibujo de Nares Montero



martes, 16 de marzo de 2010

Nadie me sigue el ritmo


Así están las cosas:
Me gusta el wasabi, el tabasco,
pimienta verde, negra, roja.
El vino y la cerveza.
La madrugada. El tabaco.
La marihuana.
Las bocas de quien no pierde
una palabra en pronunciarme.
Bailar lo bailado bailando.
La mujer cocodrilo.
Los baños públicos.
Catar lo impronunciable.
Quien proclama santas
de esquina y copa.
Los expertos en onomatopeyas.
Las picaduras de insectos.
El verano, el calor pegajoso y
las derrotas.
Los mordiscos. La mansedumbre
de los domingos. El insomnio,
los espejos, el asfalto y el neón
que alumbra putiblubs.
Los insultos, las palabrotas,
lo imprevisible, la intuición inconsciente.
El falso decoro de las misas.
El silencio de la modorra.
El canto de la abubilla,
el olor a leche fresca, las sotanas,
los rescoldos, la palabra
polichinela. Los rodamientos que
guardaba en los bolsillos
de pequeña. Acostarme de costado,
boca arriba, boca abajo, que me penetren de improviso
las ideas. Los diccionarios, las alabanzas,
las esquinas rotas de esta ciudad en llamas.
Las moquetas, los coquetos
cromañones que se las dan
de listos. El veneno, las amanitas y los que
hacen manitaspor debajo de la mesa.
El secreto público, el material cifrado,
las lavanderías, el olor a rojo y los candados.
Saberme siempre joven
en aquello de los pecados.
Los garbanzos, las cerillas,
si está de mi lado: la razón.
Las vísceras, los polígonos,
las ráfagas de besos en cuartos
mal ventilados. Las persianas
siempre abiertas, la sangre de las heridas,
los moribundos,
las descarriadas y los sudarios,.
Las ovejas y los panales.
Los perros y los maullidos.
El ruido del camión de la basura cuando
pasa por tu barrio.
Los analgésicos, las golondrinas,
las ocasiones que se cuelan
por debajo de las puertas.
El arroz a la cubana y el cubano
cuando canta y no me da por saco.
Los vikingos, la tortilla,
las sobras, los músicos de tres al cuarto.
El rimel, las agujas de los relojes
que están parados.Las papeleras, los pijamas,
la disculpa que por doméstica
es inventada. Los colores y las líneas curvas,
el incienso y santificado sea tu nombre, puta.
Las legañas y los puentes.
El sol que ondea a media tarde.
Y cuando alguien dice:
hay que joderse, no hay quien te siga el ritmo!
Y entonces río, entonces río.


Dibujo y texto de Nares Montero

domingo, 14 de marzo de 2010

Cartografía china

Bebo en una copa que hace de sinuosa lupa. Las figuras del mapa se desdibujan tras ella y me llevan desde el delta del río amarillo cauce arriba, cauce abajo. Hace frío en los montes de Kunlun. Es allí donde te escondes? Te encaramas a la roca, sospecho, mimetizado en las casas enterradas por la arena o en la cumbre del Mutzagata. Una vez creíste ver en un delirio plumas azules y colas de zorro. Entonces entre fiebres quise besarte. No eres la mujer leopardo, dijiste. Me contaste la historia de la diosa que habitaba el Palacio de Jade. Aquella que llegó a convertirse en fiera hambrienta, con sus dientes de piedra y sus alaridos de bebé desnutrido y mojado. Ella que lleva a todas las inmortales. Y espera que vuelvas como prometiste en el carro que siempre marca el sur. ¿Donde estás ahora rey Mu?



Dibujo y texto de Nares Montero



Bajo los efectos de un rioja del 2003. Rubí intenso, afrutado y fresco.

martes, 9 de marzo de 2010

cita: DEL AZUL


A Rebeca Le Rumeur no la conozco. La conoceré el jueves, supongo. Tenemos amigos comunes. De esos me fio. Tienen buen criterio. Son gente talentosa y hasta lo que sudan es arte o al menos se le parece.

El otro día me llego un mail de Kika. Para los que seguís el blog desde hace tiempo ya sabréis quién es, para los que no: Kika es amiga, familia del alma. Podría pasarme horas hablando maravillas de ella. Es muy creativa, escribe una poesía absolutamente particular y llena de espacio, espectacular como sus fotografías. Es otra mujer orquesta, lo mismo te hace unos pendientes que un tocado, o lleva la producción de cantantes y conciertos, prepara el té más adecuado para cada situación, participa en videoclips delante o detrás de la cámara y esto sólo fuera de sus horas de trabajo. Tiene un gusto exquisito, es culta, alta y asquerosamente guapa.

Decía que me llegó un mail suyo anunciando su participación en un evento. Hace mucho que no nos vemos y como la ocasión la pintan calva estoy decidida a ir a verla este jueves.

Además me he estado documentando y la cosa pinta muy bien y nunca mejor dicho.
El motivo del evento es la exposición de pintura "Del Azul" de Rebeca Le Rumeur.
(el cuadro que se ve arriba, es precisamente de esta exposición)
Habrá música, guitarra clásica de parte de CRISTINA LÓPEZ.
Habrá un recital, como dice la misma Rebeca en su blog, "azulado", loco, breve y divertido en el que participarán:
KIKA
RECAREDO VEREDAS
FERNANDO GONZÁLEZ-ARIZA
LARA MORENO (otra joyita)
DAVID CASAS PERALTA
AROA MORENO
ELVIRA NAVARRO
VIGINIA BARBANCHO
NANO
Y terminará con la guitarra acústica de CREATUREING.
DÓNDE???
Pues la exposición estará hasta el día 28 en Nanaï
Pero la inauguración que es donde más cosas interesantes van a pasar por metro cuadrado...
Chan chan chan chaaan!
Jueves 11 de marzo a las 20:30
En Nanaï (c/Barco, 26)
Además muchos de los que participan en el recital son viejos conocidos del Bremen, un taller literario afincado en malasaña que ya tiene un libro en su haber y muchas personas que bien merecen la pena. Así que yo no me lo pierdo. Y tú?
(Nares Montero dixit)

lunes, 8 de marzo de 2010

esperar en el alambre

A veces creo que es fácil. Lamerte fácil. Recuerdo. Apenas un saludo, así de fácil. Y la charla que huye apresurada de mi boca hacía donde tus manos la atrapan. Así de fácil. Unos vinos y nos vimos. Mirarnos por desuido y sonreir. Entonces los ojos que chisporrotean y a ver quién suelta el próximo motivo de carcajada. A veces parece fácil. Tanto. Y seguir la noche por la barras. Aproximarse. Tira y afloja. Y el sexo evidente pero no pares de hablar. Si te ríes una vez más lloro. Y así, justo así de fácil. Que se vayan todos. Y una última copa, y un segundo. Espera. Dónde está tu casa. Alguien piensa en posponerlo?. Y el taxi escupe llamaradas. Nos reciben gatos y cortinas. La policía patruya, la mañana está cerca. Ásí de fácil. Apenas unas acrobacias. Un muestreo de flexibilidad y diligencia. Y bien, ya está. Hacernos los dormidos fácil. Dar vueltas en la cama. Esquivar los rayos que ya enfocan. Despiertas fácil. Disimulas fácil. Buscas las braguitas fácil. Miras al espejo y fácilmente ves las ojeras y no hay peine. Estos pelos. Y sonries el café que nunca tomas. Sin azucar, sin leche, porque ya nadie tiene nunca nada en la nevera. Y te despides fácil. Un roce que no es un beso. Nunca lo ha sido. Y los labios hinchados, porque no acostumbras el lifting de la barba, los notas en el metro de camino a casa. Así de fácil, te tumbas en tu cama y descansas, de verdad. Porque dificilmente puede una seguir esperando en el alambre. Otra noche parecerá más fácil.



Texto y dibujo de Nares Montero

jueves, 4 de marzo de 2010

Me canso

¿Sabes que pasa? Que me canso de escribirte, que me canso de tus nubes y claros. De tus lluvias ácidas, de tus nieblas disuasorias. Me canso del parte meteorológico, porque nunca nos contamos las cosas por datos y estadísticas y no quiero empezar ahora. Me axfisian los cables de los que pendes, el telar maltrecho no aguanta más nuestro peso y es que los dos somos de buen comer. Las victorias, si alguna vez las hubo, me saben a algodón y no vengo de huracanes en el fondo de la boca. Que tu ausencia, como las de los que te precedieron, es más palpable que todas tus ganas. Que el juego quedo en tablas y si quieres ganas, si quieres ganas. Pero no te atreves. Demasiada chicha para tan poco diente. Y soy yo la de los dientes pero eres tú el que da bocados vacíos a la noche. Así que chico no marees. No vengas con todos los colores en la mano y tus teorías de la luz y que si quién me ha robado el bocadillo y si acaso muerdo es por descuido y blabla y no hablo más. Jum! Basta!
Una palabra tuya bastará para... destrozarme.
Ya lo hiciste antes. No te hagas el sorprendido. Que tus olas y tus vientos ya los conozco, no te jactes de haber sobrevivido mis tormentas, que apenas te he rozado. Contigo he sabido ser tan sutil, tan dúctil. Enfermera, matrona, compañera. No estamos en la misma guerra. Y sin embargo si. Sin embardo dónde. Sin embargo qué. Desdicha. Me suben babosas por las piernas y tú, no vienes ni aunque te mueras, de frío, de corazón maltrecho y ponzoña. De amor. Mentira, de amor no. Nunca tuviste suficiente para los dos, y yo ya me he cansado.

Dibujo y texto de Nares Montero
Aclaración sobre el dibujo: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, o no.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Todo los lunes

Desayúnate
un café
y una pieza
de bollería

industrial

No mires a quien
al lado moja
pan seco en agua
aire en los pulmones
un par de zapatos
raidas las manos de frío

Sé un obeso más
en esta ciudad
de lata, pre-cocinada,
sólo para calentar,
rápida y de calidad dudosa

Nadie vendrá con un reproche.
Los invisibles nunca
dejan de serlo.

Poema y dibujo de Nares Montero

lunes, 1 de marzo de 2010

Aniversario: Un año de delirio


Hace tiempo que no celebro los aniversarios.

Demasiadas fechas para recordar, supongo.



La clautrofobia de la soledad
el encuentro equivocado
la casualidad desdeñada
el silencio del naúfrago
la inverosímil rapidez de tus manos
los alfileres en los labios
el eslavón roto de las quinielas
la suerte de conocernos
el espanto y la vergüenza
la desidia, el escalón remoto hacia el falso techo...



Demasiados acontecimientos.


Pero hoy se cumple un año de algo intrascendente.



"Te llamaré delirio" vió la luz de los bares de Madrid tal día como hoy y a mí, que no soy nadie, me removió los cimientos y me desenterró las ganas. Sólo eso. Simplemente eso.



"Te llamaré delirio" aún vive, aunque yo, ahora, no reconozca siempre sus pasos.



Que vengo de algún sitio aunque no acabe por descifrar hacia donde voy.




Nares Montero
Para adquirir el libro pinchar en la imagen o aqui