viernes, 6 de marzo de 2009

Servicios a la comunidad I

Desde hace un tiempo las conversaciones se repiten, los interlocutores varían, pero el tema de charla e incluso algunas frases saltan de boca en boca y son pronunciadas por distintas personas una y otra vez.
Realmente me preocupa que se estén adueñando de nosotros situaciones, quejas y necesidades que en otro tiempo no eran complicadas de solucionar.
Aquí lo que faltan son besos:

Siempre me pareció una frivolidad americana (de los estados unidos de américa del norte) esas películas de Hight school en las que en los bailes, fiestas o ferias de cualquier índole aparecía un puesto debidamente decorado en el que el personaje más popular de la escuela (chico o chica) se prestaba para besar (por un modico precio o donación) al resto de compañeros.
A estas alturas del partido no lo veo como una idea tan descabellada.
Al menos no, si se la trata de la manera adecuada.

No se trata de una diferenciación de clases, pues mi experiencia me dice que no siempre besa mejor el más popular o el más guapo. Si no de un servicio a la comunidad*.
No sé encontrar el porqué de la falta y absoluta desaparición de besos. Recuerdo mi infancia plagada de ellos y en la adolescencia nunca fue un problema encontrar quién te besara. De hecho pasábamos horas besándonos. Sólo besándonos. Quizá entonces no éramos demasiado coinscientes del mal aliento, el agrietamiento labial, los herpes, las bacterias que se transmiten con el beso y la mononucleosis (o enfermedad del beso).
¿Pero realmente esas son las razones que nos frenan a besar más y mejor?
A día de hoy sigue habiendo personas que practican sexo sin preservativo, lo que me hace sospechar que si no besan no es por el temor a una enfermedad bucal.

En Pretty Woman, una película de culto donde las haya, para jóvenes y jóvenas de los 80/90, la protagonista explica que los besos en la boca tienen un significado más comprometido en la relacción que se está llevando a cabo.

Bien, esto puede ser una de las causas del detrimento de besos, pero me niego a pensar que varias generaciones de personas se dejen llevar por el pensamiento de que un beso compromete a más. O que si dan besos podrán sentir por la persona de enfrente más que si se detuvieran a conocerla. Claro que esto forma parte de otro tema para "Servicios a la comunidad".
También me niego a pensar que sólo somos máquinas que cumplimos funciones reproductivas y que todo lo explica la ciencia.

Me gusta la ciencia. Me gusta que me explique los comportamientos del mundo y las criaturas que lo habitamos pero somos más que hormonas, flujos, sangre, carne, huesos y terminaciones nerviosas.

De todas maneras, si seguimos lo que la ciencia dice del besar hay que saber:
Besando se libera Oxitocina (del griego "nacimiento rápido") provocando una sensación de bienestar, y está asociada con la afectividad, la ternura y el acto de tocar. Varios estudios demuestran que administradas dosis de oxitocinas a diferentes sujetos por vía intranasal, aumentan la confianza, la generosidad, la empatía y reduce el miedo social. Además en algunos estudios en animales, la oxitocina inhibe el desarrollo de tolerancia a varias drogas adictivas (opiáceos, cocaína, alcohol) y reduce los síntomas de abstinencia.
Vamos que todo son ventajas! Camarero una ronda de Oxitocina por favor!
Por otra parte en los besos más apasionados se libera otra hormona: La Adrenalina (del latin "ad" significa "al lado y "renal" viene de "riñón") o Epinefrina.
La adrenalina acelera el ritmo cardiaco, aumenta la respiración para que se oxigene antes la sangre, dilata las pupilas y aumenta la presión sanguínea entre otras cosas físicas. La liberación de adrenalina produce una sensación (momentánea) de euforia, de máxima energía y capacidad de acción. Lo que hace que la persona sienta una agradable sensación de relax después de liberada. Las descargas descontroladas de adrenalina hacen que nos sintamos más "vivos" y eso en los tiempo que corren no resulta un mal incentivo.
Por otra parte hay gente adicta a esta sustancia y su exceso puede causar efectos (muy) nocivos para el organismo.

A todos nos gusta sentirnos vivos, a todos nos gusta esa sensación de subidón y volviendo al tema de los besos, no se puede negar que estos nos hacen sentir ambas cosas.

¿Entonces? ¿Por que preferimos una montaña rusa a darnos besos?

Los besos salen más baratos que la entrada a un parque de atracciones, hacer puenting o conducir un coche a todo trapo. Además de que el riesgo es menor y la liberación de adrenalina liberada por un beso o media hora de besos no es en ningún caso peligrosa.

Además besar reduce el estrés, disminuye la ansiedad, estimula el sistema inmunológico del cuerpo, ayuda a eliminar bacterias de la boca, mejora el tono muscular de la lengua y músculos faciales, elimina calorías, ayuda a no desarrollar la depresión... ( y un largo etc).


Hace poco leí que en una estación de tren británica se prohiben los besos para evitar aglomeraciones cuando la gente se despide. Han habilitado o establecido, para evitar tal aglomeración, lugares específicos para besarse. Vamos, que tratamos los besos de la misma manera que al tabaco.

En Guanajuato (México) con la finalidad de "inculcar valores y civismo" (según el propio alcalde) se aprobó un bando por el que se prohibe entre otras cosas besarse en la vía pública. Un regidor de la misma localidad afirmó que la prohibición respondía a la necesidad de prevenir los embarazos en adolescentes (¿?). Por cierto si te pillan en Guanajuato besando a alguién en mitad de la calle hay sanción económica o incluso carcel.
(En este punto me alegro de vivir en España, ya que si seguimos fumando donde nos da la gana por muchos carteles y prohibiciones que haya, haremos lo mismo con los besos si llega a darse el caso o ¿no?)
Esto que parecen simples anecdotas a mi me hacen plantearme seriamente nuestra posición social y cultural con respecto a los besos.
Dentro de poco, no haciendo uso excesivo de la imaginación, habrá brigadas especiales de la policía vigilando que en las calles y lugares públicos nadie se deje llevar por el acto impúdico de un beso, (y si no al tiempo!).

No puedo dejar de mencionar lo excitante que pueden llegar a ser los besos como prolegómenos o preliminares de otras prácticas amorosas, afectivas o de liberación.

A la mayoría de las mujeres los besos les (nos) excitan más que cualquier postura, gimnasia acróbatica, o cualidad artística que nuestras parejas o líos circunstanciales hayan desarrollado durante años de práctica y entrenamiento.
Esto no quiere decir que no nos gusten, apreciemos, y valoremos todas esas maravillas (ni mucho menos). Sí no que es más fácil excitar a una mujer besándola que esquivándo los besos a modo cobra.

Sin querer extenderme más en el tema, teniendo en cuenta que aún me quedan muchos argumentos que desarrollar a favor de esta práctica húmeda e invasiva, expondré el servivio a la comunidad que se me ha ocurrido por todos estos motivos:

Las tiendas de los besos.

Ya que lo que rige en la sociedad actual, es la comida rápida, los spas en medio de la ciudad, internet, la televisión por cable, la comodidad y todas las facilidades que se nos ocurran, ¿por qué no acudir a tiendas de besos?.

Un lugar donde poder comprar el tipo de beso que necesitemos según la necesidad del momento, con todas las garantías sanitarias, sin ningún tipo de compromiso y en un lugar acotado para tal efecto.

Especifícaré para los mal pensados que en ningún caso se podrá comparar este tipo de negocio al de un prostibulo o sexshop. Las necesidades que cubre este servicio no son sexuales, para eso ya existen los clubes de alterne, intercambio de parejas etc...

En un futuro se podrán ampliar los servicios a otros tipos de muestras afectivas como los abrazos.

Así habrá a la venta, besos de madre, besos de tornillo, besos lentos, besos de cine, besos apasionados, y también packs de besos según tiempo, por ejemplo 15 minutos de besos surtidos, media hora de besos románticos o el pack estrella: un día de besos.

Aunque esto suene descabellado, nuestra desídia a la hora de besar puede hacer que estas tiendas pasen de ser una imaginación a una realidad.
En nuestra mano, o mejor, en nuestros labios está cambiarlo.
Como dijo Julio Verne: "Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad"

El mundo sería mucho más bonito con más besos, las personas más felices y sanas, y no hay comparación en tener tres de nuestros principales sentidos activos.

Por el momento yo hago un pedido de media hora de besos en la triste tienda de mi imaginación.


Nares Montero

(toda la información y fotos extraidas de las arcas de nuestra querida red de redes, Internet)

6 comentarios:

Trovador errante dijo...

Nares, me lo pasé bien con tu disertación besuquil.

No tenemos que dejar que nos hagan fríos. Hay que besar todo lo que se pueda. Y al igual que los abrazos, hacerlos costumbre. En nuestras bocas y manos está.

Besar marea, te transporta a mundos etéreos. Hay que crear cultura de besos, claro que sí.

Para mi el tema está en no reprimir cualquier muestra de cariño. El tema del contacto a mucha gente le da miedo. La invasión de nuestro espacio de seguridad. Seamos trangresores.

Besos tiernos y abrazos largos

kika... dijo...

yo ya sabes lo que opino... y tengo una camiseta que dice que los besos dan calorcito y son ecológicos...

besos!
K

La niña fresa ;) dijo...

Muy bueno Nares.
Me encantó!!!
Te juro que si publicaras en una revista semanal la compraría solo por leer articulos como estos.
Muy interesante, un punto de vista muy curioso, muy documentada (ahi te he visto..jaja) y muy bien redactado.
Me impresionas...(salvo las chorraditas que te he dicho por el Feisbuk el texto es acojonantemente bueno).

Un besito.

La niña fresa ("ácida y dulce."..ya tu sabes...)

;)

Edu dijo...

Bueno yo soy de los que prefiere los besos a la montaña rusa y los besos romanticos. En la sociedad de las prisas, un simple beso despacio, es un acto revolucionario, quizas deberiamos proclamar nuestra rebeldia ante lo cotidiano, con besos.
Un Saludo.

Jose Luis Zúñiga dijo...

"Para encontrar los besos que me has dado y dejado escapar..."
Sí, a veces dejamos que se vayan. Yo luego me paso el tiempo buscándolos. Soy un desastre

yoestabaprimero dijo...

Permisito... pueo publicá un enlace a tu entrada en FB?