lunes, 8 de noviembre de 2010

11 Pasos para leer un texto en voz alta (mal)

1. Escoja el texto.
Sea listo en éste primer paso, si el autor está muerto, mejor que mejor, no tendrá que dar explicaciones. Si escoge uno propio siempre podrá recurrir a argumentos del tipo: el texto está lleno de recursos poco frecuentes e incluso inventados por mí. El lenguaje tal y como está se me queda corto y así le doy el énfasis que el texto pide (a gritos). Quedará usted como un auténtico entendido. Si el texto es de otro (que aún vive) se recomienda no invitar al autor a la lectura pública, en caso de que no invitarle sea inviable cambie la fecha o la hora del evento a tal efecto que pueda luego echar la culpa a un error que, o bien no es su responsabilidad (todo el mundo sabe que uno no suele hacer el cartel de sus propios eventos) o bien ha sido un traspié, un despiste, o algo que le puede pasar a cualquiera.

2. No lea, bajo ningún concepto, el texto antes de la lectura pública.
Es absolutamente importante no restarle frescura y naturalidad, por esta razón ni siquiera se plantee echarle un vistazo, mucho menos pensar en ensayos previos.

3. No caliente la voz.
El carraspeo anterior a cualquier lectura avisa de su comienzo e imprime en el oyente interés. Las gárgaras, escalas, distensión de los músculos faciales y otras cosas por el estilo sólo son trucos de actores de segunda para llamar la atención. No caiga en esa trampa. La interpretación es una milonga

4. No haga caso de ningún signo de puntuación.
Todo el mundo sabe que tales signos sólo los pone el autor para confundirnos o como adorno. Quedará mucho mejor si omite su supuesto significado por superfluo.

5. Junte las palabras que terminen y empiecen por vocal.
No pase por cada palabra como si fueran elementos distintos. Ahorre aire y tiempo. Haga de la sinalefa su mejor aliada y transfórmela a su gusto.

6. Omita las terminaciones de palabra.
Esto le permitirá acercar el texto a paisajes inexplorados aún. Vocalizar está sobre-valorado.

7. Haga pausas sólo para coger aire.
El silencio es incómodo. La ausencia de texto no tiene ningún significado. En caso de que haya elegido un texto poético las pausas deberán ser, únicamente, entre verso y verso, como si no existieran los encabalgamientos, ni un mañana. Cada verso es un mantra.

8. Utilice el tono de manera aleatoria.
Fíese de su instinto y carácter. Como dijo Dámaso Alonso: "La intuición del lector es insustituible". Es probable que no se refiriera exactamente a esto, pero nos viene al pelo. Utilice esta frase siempre que alguien ose criticar su modo de lectura. Cree nuevos matices y haga escuela. Así mismo podrá leer con tono de látigo, en zigzag, en espiral, a modo de ola, o con el tan denostado soniquete; recursos que por otra parte se han encargado de lapidar los marisabidillos. Desentierre sin temor el tono usado en iglesias y mítines. Las teleoperadoras cansadas, los pregoneros, los curas, las cajeras del Zara llamando a sus compañeras por megafonía, deben ser su ejemplo a seguir.

9. No se esfuerce en que todos le oigan.
Tenerle subido a una tarima es un privilegio que cualquier persona debe valorar y aplaudir. No malgaste su energía en que todo el mundo escuche lo que dice. Zapatero a tus zapatos, su responsabilidad es leer y la de los oyentes escuchar. Con que le oigan los de delante suficiente, el boca a boca siempre da muy buen resultado. Proyectar la voz es un riesgo físico por el que no es obligatorio pasar. Si mantiene un tono de voz medio, tirando a bajo, todos le prestarán más atención sin tener que reclamarla, impostando o utilizando los resonadores naturales que algunos individuos dicen que todos tenemos. No se deje llevar por el síndrome de la guitarra. Para algo existen los micrófonos, aunque no sepamos utilizarlos.

10. Mantenga una postura cerrada.
Es un bulo aquello de que la postura o la actitud corporal favorezca a la lectura. Como ya hemos dicho, bastante hacemos con dar a la concurrencia el privilegio de vernos haciendo lo que mejor se nos da. No recurramos a una gratuita exposición de nuestro cuerpo. La mejor postura para leer es con la barbilla pegada al cuello, cabizbajos, a ser posible que los papeles que sujetamos nos tapen la cara, hombros adelante, brazos fuertemente pegados al cuerpo y sacando un poco de chepa imitando la postura fetal. Así nadie podrá llamarnos nunca vanidosos. Haga de la falsa humildad su bandera!
Una excepción a esta regla se puede aplicar a las mujeres, preferiblemente jóvenes, que pueden elegir entre este tipo de lectura o aquella en la que parezca que están teniendo un orgasmo sostenido durante todo el texto. Grititos, jadeos y suspiros, además de una postura forzada mirando al infinito con los ojos vueltos y moviendo discretamente las caderas, lo agradecerá y perdonará, siempre, el público asistente.

11. Lea como si no hubiera un final.
Hacer ver que un texto se está acabando es de mal gusto. Es como quitarle a un niño un caramelo. Procure mantener el mismo tono y no dar matices a las últimas frases del texto que se puedan interpretar como que la cosa se acaba. No sea así de cruel con las personas humanas. Bastará con que en cuanto termine de leer la ultima palabra diga, sin esperar ni un segundo, un: Ya’sta!. También puede utilizar cualquiera de estas formulas si usted tiene un espíritu creativo: S’acabó, he terminao, chimpón, o incluso: fin.

***

Siguiendo estos sencillos pasos ya está preparado para deleitar a cualquier ser que tenga orejas y paciencia.

Si a pesar de estas sencillas instrucciones usted es obstinado, perfeccionista, puntilloso y cree necesitar de una explicación más amplia y detallada no dude en ponerse en contacto conmigo y le asesoraré personalmente.

Nares Montero

5 comentarios:

Sonia San Román dijo...

Muy bueno, Nares.
;)

arguellesacero dijo...

Confío en que esta entrada sea de coña.

Un saludo.

Danilac dijo...

Esto me recuerda una clase impartida por el magnífico Enrique Gracia Trinidad sobre el tema, que me tomé la libertad de reflejar en el final Danilactiano:
http://danilac.blogsome.com/2009/07/22/clases-poeticas-ii-trabajo-de-voz-y-comunicacion/

Recomendado al 90% de los poetas.

TJ dijo...

KlaRoH kEe SeHhH PreMoHh!! Y sI Te PilLas un TextIto To ReShuLoOnN y tE lo LeeS aI y t Kea ToOh WaPoO!! jajaja!!

Vamos, Naresilla que basicamente lo que estás diciendo es que en el proximo recital recito yo no??? jajaj!!

1000 BESOS NAAAAAIII!!!!!!!!!!!!

☆Vale dijo...

;
;
;

te los dejo de adorno

/// """" ::::