martes, 15 de diciembre de 2009

La ruina

Un día
morirá el último
de los pretendientes
que no
(nunca)
hacen cortejo

se vaciarán los bares
de pavos
reales

y existirán más
mujeres malas
que botellines

entonces
tendré que:
... .enamorarme
... .dejar de salir de noche
(y lo que más me jode)
... .tendré que ser buena

para poder marcar
la diferencia.

Nares Montero

4 comentarios:

trovador errante dijo...

Esa noche nos emborrachamos juntos, niña buena.

Un abrazo

Mario dijo...

Me sorprende que la gente no te comente. Tampoco lo suelo hacer mucho. Pero es que dedico algunos días para leer y comentar. Algunas horas me siento delante de esta pantalla y con música de fondo, os leo.
A veces, como ahora, como hace pocos días, no puedo salir sin más. Algo tengo que decirte. Algo que ahora no encuentro. Supongo que cuando termine de digerir, cuando tu rutina ruina sea un recuerdo en mi tarde, sabré a qué has sabido realmente. O cómo me afectan los poemas que, como el tuyo, conforman un puzzle de sentimientos.

Luis Torrús dijo...

Las mujeres malas encuentran su castigo en el amor.
Besos leeeeentos señorita Montero.

Nares Montero dijo...

Kike: lo de emborracahrnos es una tarea pendiente que tenemos! Y no se me olvida!

Mario: Muchas gracias, me gsutará saber que sabor te deja...

Sr Torrús: Eso significa que siempre he sido buena? Cagüen! y yo sin saberlo!


Besos a los 3!