viernes, 11 de diciembre de 2009

breve despedida

Me voy

al calor de
los robles escarchados
a los pies descalzos
en el camino de grava
a la recia sutileza castellana
de montañas arcillosas
y eternas encinas

al frío más sano
el de la familia
a los recuerdos de
una infancia cosida
con los retales
que fueron sobrando
a abuelos muertos
primos lejanos
tíos huérfanos
de madre, soltera.

Me voy

a esconderme
entre la lana virgen
de un cielo preñado
de calostros
de huevos pardos
del corral abandonado
donde se esconden los gatos
que no se reconocen
en tus pupilas de urbe

al colchón de musgo y
al alto de la leña
donde me sobran
.tus tejados
.tus quinielas
.tus señales
.tu memoria

y esta filantropía rabiosa
de pretenderte en noches de neón
en garitos vacuos y copas vacías
en carreteras de niebla
pasos de peatones
coches tuneados
camas en pensiones
donde me como las sobras
de la cena

Me voy

a buscarme
en los capachos
aplastados del desván
en los radios torcidos
de la bicicleta
en las cántaras
que colman telarañas
en la boina apolillada
nido de gurriatos
y en el tiempo rancio
que nadie cronometra.

Me voy
al pueblo
el fin de semana




Nares Montero

1 comentario:

Rafael dijo...

...y encontrarás
asfalto en la calea,
gallinas de ciudad,
internet en el establo,
posadas de lance
y muchas cosas más
que te harán recordar
que de esta cárcel
no se puede escapar.

Buen finde.