lunes, 9 de marzo de 2009

Madrid




A Madrid se le desgastan las esquinas,
pero nadie lo nota en su agitada carrera.
Cada uno toma su rumbo sin mirar atrás,
sin memoria, ni deseo de recuerdo.

A Madrid se le desgantan las esquinas
y lleva un chaleco "antibalas" que le queda grande.
Ese Madrid que desaparecía con el sol
ahora reverdece tímido en su primavera.

La vejez no le sienta mal a Madrid,
es el Sean Conery de las ciudades.
Y sus noches aun recuerdan la época de agente secreto,
al fin y al cabo de noche todos los gatos son pardos.

A Madrid le gustan los disfraces sin fechas,
las putas en sus calles, los chulos en los bares,
la mermelada que cuelga de alguna ventana de enamorados.

Madrid insufla su droga en la periferia
y llega toda al tiempo al centro.
Todos colgados de Madrid, de sus edificios altos,
de los ladrillos, de las fachadas, de los bordillos
y de las balaustradas.

Madrid es el alma de un rockero en la corte.
Un pez volador empachado de agua.
Un meteorito fuera de orbita.
La perentoria necesidad de un refugio.

Madrid sueña con una escapada cada viernes,
una copa cada noche, un servicio de habitaciones
y unos zapatos de tacón.

Escenifica la realidad en ascuas,
llueve quemando la piel,
desarma besos en los bancos,
y los construye de piezas y publicidades.

Madrid sufre colas en comisaría,
sucesos en los papeles,
el abandono de paseantes,
y la vomitona entre dos coches.

La ciudad que no descansa,
tiene botox en los párpados
y pinzas de la ropa.

En Madrid todo es posible e imposible al tiempo.
Nieva y graniza calor los días paralelos.
Desluce y farda del neon y los espejos.
Madrid es la catarsis de los optimistas.

Madrid es el deseado último cigarro de la cajetilla.
La oportunidad sagrada y su demonio.
La ciudad de los reproches,
las reliquias y el perdón caducado.

En Madrid no se acaba sino en el cielo,
que es donde hay ventanas para verlo.
No hay mejor penitencia, ni mayor infierno.
Madrid de lejos es promesa y su ausencia es el veneno.


Nares Montero

2 comentarios:

Oihana dijo...

Me ha encantado!

Un besazo,
Oihana

kika... dijo...

estoy trabajando también en un madrileño poema...


y el tuyo hace que yo diga...
bravo
Bravo
BRavo
BRAvo
BRAVo
BRAVOOOOOOO!!!!!

besos
K