viernes, 13 de febrero de 2009

Carnaval

Yo quisiera tener mil caras.
Un tablón infinito
de rostros en mi memoria.
Así unos serían tristeza,
otros angustia, libertad,
constricción, pena.
Sordidez, alegría,
lujuria, nostalgia, pereza.
Unos ojos en platos,
opacos en plata,
ligeros en sueño,
desnudos de alma.
Labios carmesí
de sangre y lástima,
con agrietadas marcas
y dientes invisibles.
Un carrillo rosado
como filete de vaca,
que sea colchón
de besos en conserva.
Y en formol orejas,
aletas nasales, barbillas,
pronunciados puentes, cejas,
párpados, pestañas y frentes.
Y quisiera tener descuartizadas (también)
un millón de fotografías
con sonrisas y vergüenzas,
con silencios y sombras.
Y crear un puzzle de mentiras
y pegar las ganas y las partes
y crear el rostro de mil muertes
y articular mil formas
de mujeres inventadas.
Yo quisiera tener mil caras
o cocinarme a fuego lento
y e irme transformando
en febril condimento
de una existencia
de mil caras ajenas.

Nares Montero
Imagen by Julio Hdez

5 comentarios:

kika... dijo...

febril condimento!

bravo!

besosbesosbesos,
K

Trovador errante dijo...

Guuuuaaaaauuuu niña roja!!!

Eres muy buena.

Mucho.

Besos del día

Lara dijo...

Hola, guapa...

Hay mucho condimento febril en esta página, dispara y llega.

¡A ver si nos vemos!

Un abrazoooo

Clockwork. dijo...

La bala penetró totalmente.
Lástima que usemos más de una máscara, la verdad yo tengo miles.
Una para cada ocasión especial.
Pero le privamos al mundo de lo mejor que hay dentro de nosotros.
Al menos a mi parecer.
Bien, me pongo de nuevo la máscara de los Domingos.

Buenas vibras :3
Si no te molesta... te agregaré a mis links.

Marian dijo...

Llego aqui desde la casita mágica de Kika y me quedo un rato, con tu permiso, porque me gusta mucho mucho lo que leo!

Un beso