martes, 21 de diciembre de 2010

circo de pulgas


He comenzado a sangrar por la nariz. Pongo todas las piedrecitas que me regalas junto a los díscolos vídrios redondos ganados al güa haciendo una fila. Tardo lo mío, no te creas. Saco la cámara de fotos. Ajusto el diafragma, el obturador, el iso, con la parsimonia de un dependiente de farmacia enfermo. Entonces el timbre de la puerta. Un repartidor de certificados mira sobre mi hombro semidesnudo el bodegón de cristales muertos e instalados bajo mis piés. Dice: Se te va callendo la sangre a canicas. Cuando cierro la puerta caigo desplomada. Quizá pisé un escarabajo pelotero, pero no recuerdo. En las manos sólo tengo tabaco y lumbre.

N
Foto: Hoy2010. Nares Montero

2 comentarios:

trovador errante dijo...

Querida niña roja, si no te pierdes jamás llegas a encontrarte.

Que todo el frío ayude a llevarse todos los pensamientos y que solo respires hondo y dejes que el hontanar fluya....

Besos, abrazos, y mucho tabaco y alcohol....
Kike

Troba dijo...

El rastro de su sangre en la nieve... de Gabo, creo.

Saludos.