jueves, 4 de noviembre de 2010

Doce estrofas sobre el paro (Alfred Andersch)


1
sólo hay
dos libertades

la libertad
de no tener que trabajar
cuando uno
no tiene ganas
de trabajar

y la libertad
de poder trabajar
cuando uno
quiere trabajar

2
la libertad del mánager
de despedir a alguien
que quiere trabajar
ésa no existe

3
quien ha recibido
el trabajo
de otro
no tiene derecho
a arrebatárselo
de nuevo

4
es de sobra sabido
que quienes
se llaman "donantes de trabajo"
son aquellos
que lo reciben

mientras que los llamados
"receptores de trabajo"
son aquellos
que lo dan

5
donantes de trabajo
si aquellos que
se apropiaron de vuestro trabajo
os hicieron producir
demasiados objetos

de modo que
ahora no saben
qué hacer con ellos

se han mostrado incapaces
de planificar el trabajo
por tanto es menester
que sean despedidos

6
porque existe
una economía
planificada
y que a resultas de ello
funciona correctamente
en la cual
quien quiere trabajar
encuentra trabajo

7
si como parece
hay ahora
demasiados automóviles
carreteras
televisores
lavadoras
máquinas fotográficas
sillones
medias
píldoras
licores
cigarrillos

entonces hay que reorientar la economía
hacia la producción de
viviendas
que no sean basura
parques para niños
jardines
baños al aire libre
películas
teatro
conciertos
e instituciones que los organicen
agricultura
intensiva
bien pagada
naturaleza virgen
pureza del cielo
del agua
y de la tierra
reformas
del sistema escolar
de la medicina
y de las prisiones
la aplicación
de la psicoterapia
y todo esto
no sólo para nosotros
sino para
los pueblos
que mueren de hambre
un plan de trabajo
suficiente para
-calculando por lo bajo-
dos siglos
de pleno empleo

8
donantes de trabajo
aquellos que
se apropian de vuestro trabajo
ridiculizan la concepción
del trabajo planificado
tachándola de utopía

quién lo paga
preguntan
esos eunucos
de las altas finanzas
con su pueblerina
filosofía del dinero

no os traguéis
sus embustes

la financiación
del trabajo
común
público
sin beneficios
no representa
ningún problema en absoluto

el dinero no tiene en sí valor
no es más que un medio auxiliar
su producción
puede planificarse
el dinero es una parte
del trabajo

9
renuncio
a pintar
qué vidas se dan quienes se apropian del trabajo
qué beneficios se embolsan
mientras quienes les dan trabajo
están en el paro
que se me sube la sangre a la cabeza

incluso vuestro subsidio de paro
donantes de trabajo
hacen que lo
paguéis vosotros mismos
pues las contribuciones
para el subsidio de desempleo
hace tiempo que las incluyeron
en sus cálculos de beneficio

10
por lo demás
la crisis es
artificial

en medio
de lo que llaman
recesión
los mánagers distribuyen
más dividendos
que nunca

pero esto sea dicho
sólo de paso

11
lo que realmente
es aún más perverso
que un aviso de despido
uno comunica
a otro
que ya no se le permite
seguir trabajando

donante de trabajo
rasga
ese papelucho

permanece
en tu puesto de trabajo

echa
de la fábrica
a los incapaces que quieren
arrebatarte tu trabajo

pues ella pertenece
a quienes
hacen funcionar
las máquinas
no a quienes
las detienen

máquinas quietas
en talleres
silenciosos
y hombres
a quienes no se permite
trabajar

bonito
sistema

12
en el invierno último
un millón y medio
sólo en alemania occidental
quince millones
en los países industrializados
occidentales
millones no cuantificados
de obreros con jornada reducida

lo único
que sorprende
es que siga
habiendo gente
que considera que
semejante sistema
funciona satisfactoriamente

una ley natural
dicen

mientras tanto otros
comienzan a reflexionar
si no irá siendo hora
de despedir
a unos cientos de personas

que tienen el poder
de despedir millones

sos mánagers que
venden
su incapacidad
de planificar el trabajo
como una
ley natural

Observación
soy
circunspecto
con lo anterior aún no afirmo
que hayan planificado
el paro

no planifican
nada de nada
seguramente todo esto les resulta
harto desagradable

seguramente se lamentan
en sus
interiorizadas
casas en las afueras de la ciudad
rodeados de
humanismo y
pinturas de joseph beuys

seguramenteno no son
malvados

sino sólo
incapaces

donante de trabajo
concededles
un sosegado ocaso vital
con tratamiento
psicoterapeútico de sus
neurosis

pero no dejéis de organizar
inflexiblemente
un modo de producción
nuevo

uno que sí funcione.

Alfred Andersch
(Traducción: Jorge Riechmann)

Acuarela de Nares Montero incluída en el libro de Ángel Muñoz "Como Ulises en una cacharrería"