jueves, 15 de julio de 2010

Caperucita y el hacha


(...)
Lo que quiero de nuevo es lo que era
antes de que la cama y el cuchillo,
el alfiler y la pomada
me situaran en este paréntesis:
caballos volando en el viento,
lugar y tiempo fuera de la mente.

Silvia Plath

III.

A ratos te imagino clavándote alfileres en las manos.


II.

Lianta y a quemarropa bailando tus canciones oscuras. Nada importa. Nadie. Tú estás cerca.

I.

Y yo que no tengo un interior día, olvido el paquete de tabaco y otros vicios nocturnos en los bares donde siembras con palabras todo el árido suelo de colillas. No hay abuelas o madres a las que enviar comida.


N. M.
(necesita mejorar)
(Foto: Parque de Aluche 2008. Nares Montero)

3 comentarios:

Monogatari dijo...

Tu primera frase y la última, soberbias. De las que a mí me gustan, de las que arañan.

Sylvia y su paréntesis, cama y cuchillo, me recuerda a mis corchetes.

http://www.goear.com/listen/a2cc776/come-as-you-are-nirvana

☆Vale dijo...

Los alfileres, clavados en mi pecho.

Nares Montero dijo...

Monogatari: EXACTAMENTE ESO!

Vale: Qué manía tenemos de hacernos budú a nosotras mismas!

Besos enormes guapérrimas!
N