miércoles, 19 de noviembre de 2008

Hercúlea




Me visto formal, me atuso el pelo y salgo de casa.


Llego 10 minutos tarde (mierda!).


Trás la entrevista telefónica concertamos una cita para esta mañana.


No me encontraba nerviosa a priori.


Suelen dárseme bien las entrevistas de esta índole. Me hago con la situación rapidamente. No miento, ni es vanidad, si digo que en pocos procesos de selección me han dicho que no.


Ahora, que he pasado entrevistas de lo más variopinto.

Para trabajos serios, para trabajos de chiste, para serios trabajos de payasa de fiestas y para el absurdo encorbatado del puerta a puerta.


He pasado entrevistas en solitario, tipo casting, con pruebas de conocimiento, en grupo...Una de las últimas, para un grupo de tiendas de una gran firma, en la que nos hicieron pasar, como a 15 personas, una dinámica que consistía en: Todos van en un globo (parece un chiste) que está a punto de caer por el peso, alguién es prescindible si quieren salvarse los demás y naufragar en una isla desierta "cercana".
Cada uno tiene una profesión, peluqueros, acróbatas, cocineros, ingenieros, medicos... un largo etc a mi, casualmente, me toca como profesión actriz... oh! que sorpresa! me dije a mi misma.

Todos debíamos explicar cual eran nuestras virtudes y técnicas prácticas en lo profesional que sirvieran para nuestra futura vida en la isla.
No voy a entrar a explicar las dotes (o "no" dotes) comunicativas del resto de los participantes pero yo que me expliqué con uñas y dientes, si es que eso es posible, al final fuí victima de los tiburones.


Por que, los ACTORES no servimos para nada!
Sí Sófocles, Eurípides o Esquilo levantaran la cabeza!



Salí de allí con una sensación de que el mundo entero es tonto! Menudo cabreo! Que pocas entendederas! En fin...


El caso es que aquello solo fué una batalla... a los pocos días cuando yo ya había conseguido otro trabajo me llamaron, de la cadena de tiendas, para ofrecerme un puesto (JA!) que con dignidad rechacé. Eso si fué una gran victoria!




El caso, es que hoy tenía una entrevista.

Una entrevista que eran los doce trabajos de Hércules. Y lo digo por que después de la entrevista telefónica que se alargó a 15 minutos, hoy he llegado y estaba esperando la chica de recursos humanos con la que he tenido otra entrevista de otros 10 minutos, depués he pasado un cuestionario que más parecía un interrogatorio con grabadora y todo, encima de la mesa, en plan:


- ¿Donde estuvo usted entre las 19 y las 22h de anoche? ¿Fuma? ¿Qué defectos y virtudes destacaría de su carácter? ¿Cual es su experiencia? (Describa primero la profesional y después la personal) Y por último, ¿Tu talla de ropa interior?.-

Todo esto ya digo con una grabadora, con su pilotito rojo bien encendida.

Después del tercer grado 2 pruebas de conocimiento informatico, una de word y otra de excel. Parece mentira lo que la puede pasar a una cuando está bajo presión.

Pero lo juro, el boton de Negrita había desaparecido!.

Me puse los ojos de mirar, recé a San Antonio que, para estos casos en los que se te pierde algo, es muy milagroso pero ni por esas.

Y mientras tanto me habían dejado un teléfono encima de la mesa al que me iban llamando empleados (ociosos, entiendo) para hacerme una prueba de atención telefónica. Las tres primeras llamadas fueron bien pero la tercera llamada escucho un impronunciable:


- Hello. Mr Perdomo please?-


En ese momento mi lengua decide contraerse en un nudo imposible y mi garganta se seca. Se lo que me están diciendo pero Mr Perdomo no trabaja para la empresa ficticia para la que estoy haciendo el papel que me han asignado, y casi no soy capaz de decir las tres o cuatro palabras en mi "perfecto inglés nativo" que expliquen la situación. (Aaaaahhh!)

Por si esto fuera poco una vez concluidas la pruebas de conocimiento viene, repintada y peripuesta, la jefa de una de las empresas a las que daré servicio en caso de que me cojan para el puesto, y comienza otro via crucis de preguntas cuyas respuestas yo ya no soy capaz de pensar.


-¿Café solo o con leche?

- Yo que sé... solo quiero irme a mi casa! ¿no podría al menos apartar ese foco tan molesto de delante de mi cara?-.


No digo yo que no haga falta que haya gente cualificada para según que puestos pero... no se solucionarían antes si se leyenran los curriculums y preguntaran: ¿Paquete office? ¿Inglés? ¿Pulsaciones por segundo?... en fin que solo es un puesto para recepcionista y el contrato es temporal.

Crucemos los dedos a ver si me cojen.




Nares Montero


3 comentarios:

txilibrin dijo...

Tía.
El fondo negro con la letra blanca me ha dejado ciega. Yo haría algo si quieres que te leamos :D

Yo puedo decir que me han cogido en todos los trabajos para los que he hecho entrevista, jajajaaa, y es que les calo y sé lo que quieren oir. El día que de verdad quiera un trabajo, seguro que me dicen en ése que nop...

En una dinámica de grupo nos tuvimos que inventar un producto y venderlo. Y EN INGLÉS.

Copón

kika... dijo...

enlazada quedas (ay, ay, las entrevistas...)

besos
y magia
K

Pablo dijo...

esto es mucho más que un poema.

un abrazo